Etiquetas

, , ,

Hoy os presento el proyecto que hecho para un dormitorio. Cuando hablé con los clientes manifestaron su gusto por los lofts neoyorquinos y que entendían que en un piso de nueva construcción actual con unos materiales que venían dados era muy difícil hacerlo posible. Pero en decoración casi nada es imposible, cada espacio es un lienzo en blanco para una propuesta de interiorismo en la que los gustos del cliente y necesidades se pueden adaptar a la fisionomía de la habitación con la que partimos como base.

plano_cota_dorm

Estado actual

Esta primera premisa me ayudó a elegir los materiales: un suelo de roble y la pared del cabecero de ladrillo pintada en blanco, ya sabéis la personalidad que una pared así aporta a la estancia, os lo enseñé en el post Don’t break my brick!

pared_ladrillo_blanco

suelo-roble

Para el mobiliario y decoración de la habitación un detalle que fue la clave del proyecto, la propietaria quería poner en el dormitorio un cuadro heredado de su tía abuela modista y que de pequeña ya observaba en el probador de su taller, un carboncillo que representaba un figurín de moda.

IMG_0762

La obra está enmarcada con un fino marco dorado, por lo que en lugar de incorporar piezas industriales típicas de un loft, opté por buscar objetos con cierto toque glamuroso que, recordara la época dorada del cine americano. Así la paleta cromática se redujo al blanco y al negro con pinceladas en dorado y plata y salpicado por el morado intenso de una alfombra de pelo para darle más vivacidad.

Entonces me vino a la cabeza un dormitorio que vi publicado en la revista Nuevo Estilo y que siempre me ha parecido de lo más atractivo a pesar de su sencillez.

blanco-predominante_ampliacion

Decorador Francisco López del Cerro, publicado en “Nuevo Estilo”

La habitación no es muy grande pero tiene la ventaja de tener buena luz natural y de disponerse el baño y el vestidor antecediendo al dormitorio a modo de suite. Por esta razón no vimos necesario poner mucho mueble de almacenaje y me dediqué a potenciar la estética y confortabilidad.  Como mesillas de noche dos auxiliares acabados en laca negra pero de formas diferentes, solución más dinámica que la simetría de dos mesitas iguales. El cabecero en capitoné en crudo, cómodo para la lectura y elegante. El toque exótico lo ponen los cojines de cristales y pelo. Y para crear un ambiente relajado y de disfrute en pareja como en la suite de hotel, una chimenea de etanol tan de moda.

plano_muebles

La iluminación también muy variada, lámparas del rastro estilo vintage en dorado, una suspendida y otra de sobremesa, y un aplique para la lectura más moderno. Durante el día la luz del sol se filtra por los visillos de hilo en crudo que se prolongan por el suelo para dar más verticalidad y sensación de altura en las ventanas.

cortina_suelo

Y esta es la propuesta que se les presentó a los clientes, una guía para que ellos construyeran juntos su dormitorio

suite_bilevar

Anuncios